RECKLESS GIRLS DO IT WELL

Dreams and thoughts arisen from a broken soul.

Judd, 17 - writer.

25. July 2014

Los ojos, la piel, su cara. Francamente no sé cómo explicártelo para que lo entiendas. Tener su rostro entero fijo delante mío me causaba tal sensación que podría ser comparable a miles y miles de supernovas explotando a la vez dentro de esta diminuta bomba de sangre.

El viento, la soledad. El aire fresco que aspiras en la cima de una montaña antes de que salga el sol. 
Sus labios eran poesía y allí es donde me perdía yo. Eran esos los labios que yo amaba. Cuando la fuerza de la tormenta nos saqueaba, ella podía salvarme con tan sólo usar las palabras.
Su pelo se volvía de oro cuando se exponía a la luz. Cuando la tenía delante era imposible apartar la mirada. Era como una bestia en calma, capaz de matarte y entrar en tu alma sin apenas darte tiempo a parpadear.
Pero yo la quería. La quería y sabía que no me iba a dañar. Ella no era como todos decían. Tenía las manos más dulces que jamás he llegado a tocar. Acariciar esas manos era como vestirse de satén tras salir de un baño caliente con pétalos de rosa y espuma. 
Y sí, la recuerdo. Recuerdo que la amé, o tal vez aún la amo ahora. Veo tantas veces su nombre escrito sobre el cielo apagado… Como dije ya, ella era capaz de entrar en ti, de quedarse eternamente en tu mente devorándote en silencio mientras observas las nubes.